Artículo de Carmen Pueyo sobre la carrera profesional en sanidad

    16/04/2019.
    Sanidad

    Sanidad

    Las personas que usamos el sistema sanitario aspiramos a que, por ejemplo, el personal médico de los Centros de Salud o de los Hospitales, tenga la mejor formación para que su diagnóstico, la intervención, o los remedios que plantee a nuestra enfermedad sean los mejores posibles. Para ello, y dada la velocidad con que se producen nuevos avances, técnicas, innovadores fármacos y tratamientos en el campo de la salud, la actualización de los profesionales requiere de una formación continua que se traduce en un enorme sacrificio en tiempo y en dinero. En ese sentido, estoy convencida de que la ciudadanía considera acertado que ese esfuerzo que redunda en un mejor servicio tenga su adecuada compensación. En consecuencia, creo que coincidiremos en que no es justo que se retribuya igual a quien se forma, investiga y contribuye en mayor cuantía a los objetivos del servicio, que a quien lo hace en menor medida.

    Esta filosofía pretende materializarse en la denominada carrera profesional, cuyo exponente más claro es, a mi juicio, el colectivo de profesionales de la salud. De ahí que haya iniciado mi artículo de esta manera.

    No obstante, eso no significa que este sistema compensatorio deba ser exclusivo para el personal facultativo, sino que se debe extender, a cada cual en su medida y por los motivos expuestos, al resto de estamentos que participan en los Servicios de Salud. Y por la misma razón, también a los demás Departamentos de la Administración Pública, es decir, una verdadera carrera administrativa que ya contempla el Estatuto del Personal pero que aún no se ha desarrollado.

    La realidad, sin embargo, es que a día de hoy Navarra es la única Comunidad de todo el Estado cuyo Servicio de Salud no tiene establecida una carrera profesional para todas las categorías, y que solo la tiene para el personal fijo de los estamentos Facultativo y de nivel B sanitarios (Enfermería, Fisioterapeutas, etc.).

    Por este motivo, desde hace tiempo, la Federación de Sanidad de CC.OO. de Navarra venimos reivindicando que se ponga fin a esa discriminación.

    El pasado año nos reunimos con cada uno de los grupos parlamentarios para plantear una moción que instara al Gobierno de Navarra a la implantación de la carrera profesional para todo el personal de Salud, que así mismo defendimos en una sesión de trabajo en la Comisión de Salud el pasado 12 de febrero, donde expusimos que nuestro objetivo era abrir un debate para el estudio y negociación en la correspondiente mesa junto con el resto de fuerzas sindicales de una carrera profesional, que no tendría que ser necesariamente una copia de la única establecida en Navarra a día de hoy. También dijimos que nos parece bien su establecimiento en toda la Administración Foral, pero discrepamos en que su implantación en Salud deba estar supeditada a que se establezca o no en el resto de Departamentos.

    El 13 de marzo el Grupo de Podemos-Ahal Dugu-Orain Bai presentó en la Comisión de Salud del Parlamento la moción que desde CC.OO habíamos preparado. Los votos del Grupo Parlamentario de Podemos y de Izquierda-Ezkerra no bastaron para que prosperara, por la abstención de los partidos de la oposición y a los votos en contra de los nacionalistas Geroa Bai y EH Bildu, que argumentaron que había que crear una carrera profesional diferente a la existente y que también estaba el planteamiento de LAB para implantar la carrera profesional en toda la Administración Foral; cuestiones, por cierto, perfectamente compatibles con nuestra moción.

    Efectivamente, LAB, que durante la presente legislatura debiera haber estado a la vanguardia por ser el sindicato mayoritario, ha ejercido de rezagado esperando toda la legislatura para registrar a final de febrero una propuesta de carrera profesional para toda la Administración, cuyo efecto práctico más relevante ha sido proporcionarles a Bildu y a Geroa Bai la coartada que necesitaban para votar en contra de la moción.

    Y mientras el mismo día 13 se votaba en la Comisión de Salud nuestras moción, paradojas de la vida, el Tribunal Supremo dictaba sentencia por la que obliga a retribuir la carrera profesional también al personal contratado y a Osakidetza, en la vecina CAV, a iniciar su pago que tenía suspendido desde 2012, por lo que Navarra sigue siendo la única Comunidad Autónoma del Estado cuyo Servicio de Salud no tiene una carrera profesional para todos sus estamentos.

    Como de costumbre, luego recurrirán al mantra de que los males nos vienen de Madrid.

    Estos días de precampaña estamos escuchando con insistencia a Geroa Bai y a Uxue Barkos presentarse como los paladines del autogobierno…

    Fantástico, pero el autogobierno se demuestra ejerciendo sus competencias.

    Carmen Pueyo Basterra – Secretaria General de la Federación de Sanidad de CC.OO. de Navarra

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.